EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

13 de mayo de 2013

¿Qué pasa con la sal?


Hace mucho, mucho tiempo, en una céntrica cafetería del centro de una pequeña cuidad, dos enfermeras charlaban alrededor de una mesa. En una conversación distendida sobre lo divino y lo humano, una de ellas, más desvergonzaba, imploraba como una niña chica:
-"por fi, por fi, porfi! Pilar, tienes que dejarnos ir, anda, déjanos abrir la tarde, por lo que más quieras!Él va a estar ahí, si fuese adolescente, tendría un póster suyo en mi cuarto... (queridos lectores, ya saben que servidora, cuando quiere es algo exagerada) Nos tienes que dar unos segundos para verle!"
Pilar, esa enfermera que enseña su pasión enfermera con la mirada, desistió... (sómos únicas dando penita):
-Bueeno, vaale... 
Y así fué como empezó esta aventura-baile, con mi compañera y sin embargo amiga, Elisa.
Tiempo atrás, asistiendo a un streaming de Videos y Salud que se hizo en Bilbao, me convencí de que mi Eli y yo podíamos hacer algo relacionado con el humor y la educación para la salud. Viendo desde el ordenador una conferencia de Rosa, sobre cómo debía ser un video, y viéndola bailar divinamente el "código ictus" pensé que no hacía falta dar una disertación sobre las capas de las arterias o el devenir del gasto cardiaco y las catecolaminas.
Así que le dije a Pilar Alejandre que teníamos un proyecto audiovisual sobre la sal. Servidora, también es fan del video del enguasinococo o del apósito de Woldovor (creo que se escriben así) que tuvo a bién pasarme, el amigo Andoni Carrión.
Y esto es lo que ha salido: el 13 de mayo, lo presentamos en el Colegio de Enfermería de Logroño (porque queremos dar un gran abrazo a Jose Ramón Martinez Riera, enfermero, profesor y presidente de la AEC, entre otras cosas) y aquí lo tenéis.
Nos han ayudado varios compañeros del centro de salud Espartero: Lola Valgañón, Inma Arévalo, Maite Castro, Esther Cenzano y Alberto Ramos. Os debemos una chuletada (que pagará la Eli): muchas cenquius, salaos!!
Elisa y yo, nos intentamos convertir en dos saleros con salero: yo soy el salero malo, que está de vuelta de todo, la Paris Hilton de los saleros, pero más frondosa y con menos dólares. Elisa en un salero bonachón y divertido (no os perdáis sus caras, por favor) que parece que no sabe de qué va la vida. Y las dos se ponen a conversar...
El video es para todo el mundo, para profesionales sanitarios, para que se animen: siempre podéis hacerlo mejor que nosotras, o al menos intentarlo. Os retamos, queridos!!
 Pero sobretodo es para pacientes, personas, familiares. Explicamos por qué los sanitarios nos ponemos tan cargantes con que comáis con menos sal. Y lo explicamos divertido.
Nos hemos reído muchísimo haciendo este video, una barbaridad diría yo. Como dice Párraga, tenemos la obligación de disfrutar con el trabajo. Y os juro que nosotras la hemos gozado.
 Os invitamos a verlo, a compartirlo y a difundirlo.
Lo tenéis aquí, y en youtube, en http://www.youtube.com/watch?v=DtUIn_tbkfI
Pero primero os pedimos una cosa: "abran sus ojos para reirse, amplíen sus miradas, déjense fluir, pónganse sus narices de payaso y den al play"
Gracias!

video

11 de mayo de 2013

Un mando a distancia emocional, un botón, en un momento, un pensamiento.


  Puede que algún día te encuentres "emocionalmente saturado", desbordado por las circunstancias, por la vida, por los "runrunes", los pensamientos, por los palos que a veces te sobrevienen.
  No puedes más, pero debes seguir, y el vaso rebosa desde hace ya tiempo, lo que hace que estés todavía más sobrecargado. ¿qué puedes hacer? estás al borde del colapso ¿hay opciones? ¿qué paso tienes que dar ahora? Hay opciones.
Para y piensa un poco. Crees que no puedes, porque no tienes tiempo, porque hay mucho que hacer, porque, porque, porque.....
El día tiene 24 horas y yo te estoy pidiendo un minuto de tu tiempo.
La noria gira demasiado rápida, coge tu mando a distancia emocional: es tuyo; cógelo y dale al botón del cuadrado, al stop.
Para.


Entorna los ojos, léeme. Para, detente un segundo.
Hay aire fresco en el ambiente que te está esperando, que te va a renovar. Cógelo, es tuyo. Abre tus fosas nasales, coge todo el aire que puedas, hincha tu pecho al máximo. Piensa sólo en este momento, en llenarte de este aire nuevo y fresco que te va a liberar hasta el último rincón del tórax. Lo tienes!
Ahora devuélvelo, déjalo ir despacio, que vaya fluyendo por tu boca, por tus labios, muy despacio, para que se vuelva a mezclar con el entorno, déjalo salir .
Que fluya lentamente de ti, suavemente.
En este momento te sientes un poco diferente. ¿necesitas más tiempo? son sólo segundos, puedes permitirte un poco más, no temas, vuelve a hacerlo.
Para, detente, respira.
Ahora toca esto, está bien, necesitas este tiempo para luego poder continuar.
Tus ojos son tuyos, entórnalos las veces que lo necesites. Tus pulmones son tuyos, respira profundo cuanto quieras para relajarte. Tu mando a distancia emocional es tuyo, esos botones los manejas sólo tú y si te detienes, es porque necesitas detenerte, sin culpas ni remordimientos: lo necesitas para continuar después mejor.
Y no lo olvides, cuando estás saturado o saturada emocionalmente, seguro que hay alguien, que tiene un pensamiento para tí, que te coge de la mano y camina contigo y que quiere compartir su vaso con el tuyo, para que te vacíes un poco, igual que cuando tú se lo vaciaste a ella.
No olvides esa mano, no olvides ese paso, coge ese aire fresco, que fluye libre.
Ese aire cargado de frescura que te va a permitir tanto, en tan poco.
Detente, coge fuerza, vive este momento, déjate vivir este ahora, este instante.
Y no olvides que alguien tiene para tí, ese precioso pensamiento.